Shakira en Chile: La mujer dorada del pop

 

Fotos: María Loreto Plaza

La cantante colombiana, Shakira, se presentó la noche de este martes en el Estadio Nacional, ante 45 mil personas en el marco de su girada “El Dorado“, después de haber pasado siete años sin haber pisado suelo chileno. Este tour comenzaría en Europa en el año 2017, pero debido a que Shakira sufrió una hemorragia en sus cuerdas vocales por lo que se tuvo que posponer la primera parte de su gira para junio de este año.

De forma puntual, a las 21:00 horas, se dio inicio a uno de los conciertos más esperados del año. Ante los miles de gritos de la audiencia, en las que predominaba un público femenino, comenzó el show con sus clásicos temas “Estoy aquí” y “¿Dónde estás corazón?”, en donde se lanzaron los primeros fuegos artificiales y ella apareció con una sencilla polera negra y unos pantalones del mismo color. El público coreaba “a Viña, a Viña, a Viña”, pero la cantante solo respondió con una sonrisa.

Durante el concierto cantó lo que ha sido su última música, sus temas con ritmos más cercanos al reggaetón, como “Perro fiel”, “Chantaje” y “Me enamoré”. Pero también hubo momento para la nostalgia, ya que hizo un repaso por sus temas más antiguos; “Si te vas”, “Loba”, “Inevitable”, “Suerte (Whenever, Wherever)”, “Tú”, “Antología”, “La tortura”, “Loca” y “Rabiosa”. Sin embargo, cantó con diferentes ritmos las populares canciones como “Underneath your clothes”, la que interpretó de un modo más pop y “Can’t remember to forget you”, la que fue interpretada en una melodía de reggae.

Además, Shakira demostró que aún domina el movimiento de las caderas, ya que antes de presentar el tema “Suerte (Whenever, Wherever)” hizo un baile de danza árabe. En este momento, se empezaron a escuchar pifias en el público debido al mal sonido, porque las personas del sector de galería escuchaban bajo y también, se acopló el sonido del micrófono un par de veces, pero al finalizar la canción vinieron los aplausos y todo quedó olvidado. Al momento en que Shakira cantó “Amarillo”, la audiencia levantó globos del mismo color y ella al terminar el tema, levantó su guitarra en la que tenía una imagen de su pareja Gerard Piqué y de sus dos hijos, Milán y Sasha. 

Shakira finalizó su concierto, de una hora y cuarenta y cinco minutos, con sus temas “Waka Waka (Esto es África)”, “Hips don’t lie” y finalmente, con “La bicicleta”, la que fue una de las canciones más coreadas de todo el espectáculo y  que cuando terminó se lanzaron diversos fuegos artificiales.

El show de Shakira, tiene un gran montaje, juega bien con las luces led y con tanto fuego artificial. Se debe destacar que en el concierto se interpretan más los temas clásicos que los de su último disco. La cantante tuvo pocas oportunidades para demostrar su reconocible tono de voz, porque realizó bastantes bailes que venían acompañados de playback. Además, el sonido no la acompañó, pero aún así logró dar un buen espectáculo en el que la gran mayoría de sus fans quedaron satisfechos, porque ella sigue siendo la mejor representante del pop latino.