La venganza de Aquaman

  • Es uno de los superhéroes de más bajo perfil cinematográfico y televisivo, por eso ahora llega con el pecho inflado a su primera superproducción hollywoodense.

Por: Stavros Mosjos

Aunque tiene 77 años de existencia y hace al menos unos 50 es recurrente como estrella invitada en series animadas, de live-action o en algunas películas, hay que reconocer que lo de Aquaman es el bajo perfil. El Rey de la Atlántida ha sido opacado, seguramente, por otros poderosos del Universo DC como The Flash y su supervelocidad, Batman con sus oscuras aventuras o por Superman, que varias veces lo ha tenido como partner televisivo desde la década de los ´60, siendo siempre un gran “súper amigo”, pero pocas veces ha brillado con luz propia.

Orígenes:

Nació en los Cómics de la DC como un héroe que enfrentaba al EJE durante la Segunda Guerra Mundial, gracias a su extraordinaria fuerza, su capacidad de respirar bajo el agua y su comunicación con la fauna marina… ¿demasiado adelantado a los movimientos ecológicas, tal vez? Más tarde se crearía en torno a él toda una historia familiar, con luchas de poderes incluidas y amores tortuosos (no, no estoy confundiéndome con Game of Thrones). Por décadas su historia se fue transformado, no tanto así sus poderes, y el personaje tenía una vida muy activa en los cómics, participaciones esporádicas o estables en series de televisión, pero nunca se pegaba el salto al live-action (o interpretaciones con actores de carne y hueso).

Mala experiencia en TV:

Recién el 2005 hubo un grupo de valientes que le dieron el rostro de un actor a Aquaman. Fue en Smallville (2001-2011) y así entre 2005 y 2010, el personaje figuró en… (redoble de tambores) 4 episodios. El productor Alfred Gough, cerebro de esta exitosa serie de televisión, comentaba en eso años a The Post que “cuando en una reunión de guionistas salió por primera vez la idea de tener a Aquaman como personaje invitado nos reímos. Nos gusta llamarlo el muy vilipendiado Aquaman… Siempre se lleva una mala reputación por alguna razón”. Tal vez por esa mala fama tuvo una participación tan esporádica como breve. Fue el actor Alan Ritchson quien lo encarnó en esa ocasión. Ritchson, padre de 3 hijos que deben ser muy fanáticos de Aquaman, ahora es parte del elenco de otra serie de superhéroes: Titans.

El mismísimo Alfred Gugh, que tanto peló a Aquaman, igual creó una serie especial para el personaje. Usando su talentosa pluma ideó una ficción de 60 minutos que buscaba replicar el éxito de Smallville… pero se quedó con las ganas porque fue un fracaso rotundo. Ningún canal compró la serie y solo el capítulo 1 -el único grabado, en verdad- dio vueltas en 2006 por algunos sitios de Streaming y dicen que fue un boom en Canadá. El eterno segundón Jason Hartley lo interpetó. Lo raro es que el mismo actor ya había sido Arrow en Smallville y hasta tiene fotos con Ritchson posando como Aquaman.

Hasta que llegó al cine:

La venganza de Aquaman comenzó a tomar forma en 2016. Los creativos del Universo Cinematográfico Extendido DC (que no se llama así, pero todos le decimos así), decidieron incorporarlo a las cintas. ¿Un hombre con experiencia en el mundo marino?, pensaron. La respuesta fue inmediata: Jason Maoma, que participó de las últimas temporadas de Guardianes de la Bahía. ¿Un macho rudo que no se vea ridículo teniendo como gran talento hablar con los peces?, inquirieron. Jason Maoma que da vida al tosco Khal Drogo en Game of Thrones. ¿Un actor con participaciones en filmes de acción con poca ropa?, fue su última duda. Jason Maoma, que fue Conán, el bárbaro, en el remake de 2011.

Y sí, Maoma es Aquaman desde 2016. Ese año lo encarnó por primera vez en Batman Versus Superman, Dawn of Justice. La película fue tan duramente criticada que pasó casi desapercibido. Igual solamente era parte de los “teaser” que Lex Luthor se dedicó a hacer, junto con los logos de cada personaje que el ex pelado millonario creó de pura buena onda. Al menos la Mujer Maravilla quedó loca viéndolo en acción por unos segundos.

En Justice League (2017), aunque el bigote desaparecido de Superman era distractor, también fue parte clave del elenco. Mostró algunos de sus dotes, conocimos su carácter y nos dieron ganas de verlo en su propia película, la que se estrena a fines de este año. Según Box Office Pro, con sus análisis a largo plazo de la taquilla cinematográfica, “Aquaman” se estrenaría con una recaudación de 40 a 60 millones de dólares solo en Estados Unidos. ¡Todo un éxito! Algunos críticos, que ya vieron una versión inicial, dicen que está cargada de acción, momentos profundos y que se nota por todos lados que es una película de Aquaman.

James Wan, el director, anunció que ya tiene lista la versión definitiva y final. Editada completa. Es llegar, agarrar las palomitas y darle play a la superproducción más esperada del Universo DC, después de varios desaciertos como Suicide Squad (2016). Wan escribió en Instagram este texto que define su última experiencia: “Fue un desafío monstruoso. No puedo agradecer lo suficiente al increíble equipo de post producción de efectos especiales, edición y sonido, por trabajar incansablemente por días locamente extensos los 7 días a la semana durante muchas, muchas semanas sin un día libre, para hacer de esta una película única y hermosa ¡Todos pusieron su corazón y su alma en ella y no puedo esperar para compartirla este 21 de diciembre! Mientras tanto, ahora voy a tomar una siesta muy larga”.

La película, según Warner, se resume así: “Una aventura repleta de acción que abarca el vasto y visualmente impresionante mundo submarino de los siete mares, “Aquaman”, protagonizada por Jason Momoa en el papel principal. La película revela la historia de origen del mitad humano mitad Atlante, Arthur Curry, y lo lleva al viaje de su vida – uno que no solo lo obligará a enfrentar quién es en realidad, sino a descubrir si es digno de cumplir su destino como Rey”. Hay que puro ir a verla.