¿Cómo ver “Halloween” y no morir en el intento?

Es una de las películas de terror más taquilleras de todos los tiempos y sigue firme en la cartelera, pero muchos desconocen cuál es su verdadero vínculo con todas las otras producciones de la saga. OJO: Contiene spoilers de las viejas, eso sí.

Por Stavros Mosjos

En cuestión de días superó los 170 millones de dólares de recaudación, siendo la película slasher más exitosa de todos los tiempos. Y es la primera en tener a una protagonista mayor de 55 años arrasando en su estreno, haciendo que Jamie Lee Curtis -su madura heroína- se sienta orgullosa de volver a encarnar el rol que la lanzó a la fama en 1978, Laurie Strode. Aquí te contamos cómo diablos ver (o no ver) la saga completa de Halloween para entender a la perfección la versión 2018 y disfrutar de este glorioso regreso del asesino que inspiró a los Jason de Viernes 13 y a los Freddys de Pesadilla, entre varios otros.

En 1978 Halloween se estrenó como una película independiente y de bajo presupuesto, pero dirigida por un maestro como John Carpenter. La historia de una niñera asediada por un asesino enmascarado, llamado Michael Myers, estremeció al mundo e hizo de Jamile Lee Curtis una verdadera Reina del Grito… No en vano fue la protagonista madura de la serie Scream Queens en 2015. Con el inesperado éxito, los productores se lanzaron a una secuela -continuación inmediata de la 1- que ocurre la misma noche del 31 de octubre del 78. Mucha más sangre y el cierre perfecto para todos los personajes.

Igual vino Halloween III, pero con la idea en mente de presentar año a año una historia independiente, de terror, pero autoconcluyente, y nada de secuelas. Así, esta tercera parte tiene entre sus escenas a algunos personajes viendo Halloween I en la tele y te cuentan un relato rarísimo, de unas mascaras que acabarían con la humanidad y derriten el rostro… ¡Un desastre total! Lo que obligó a hacer Halloween IV: El regreso de Michael Myers… era mejor irse a la segura y resucitar al asesino que tan buenos dividendos les había dado antes.

La cuarta parte es continuación de la II, pero años después y te cuentan que el personaje de Jamie Lee Curtis (la heroína de la I y II) está muerta, bien muerta se supone. La quinta y sexta se hacen llamar La Venganza de Michael Myers y La Maldición de Michael Myers, respectivamente. En esta “trilogía final” (IV, V y VI) se le dan al asesino características demoníacas, asociadas a un culto satánico, la sangre está por todos lados y no hay mucho rollo psicológico o profundidad de personajes (que es lo que se le alababa a las primeras). La crítica no es muy fan de estas producciones, que igual hicieron un dineral.

Ante tal volada de los productores y guionistas con las últimas 3 cintas y acercándose a 1998, deciden celebrar los 20 años de la saga ¡olvidándose de la saga! Sí, los productores a cargo deciden que es hora de “limpiar” toda la desfiguración del relato y crean Halloween H20, cinta que es continuación directa de la II y nos invita a creer que la tercera, cuarta, quinta y sexta parte jamás ocurrieron. ¿Y qué pasó? En esa década, en medio de éxitos como Sé lo que hicieron el verano pasado y Scream, fue todo un boom. El personaje de Jamie Lee Curtis, que en las películas anteriores estaba muerta -supuestamente-, obvio, era la protagonista: una ex niñera, atormentada por los hechos ocurridos en las dos primeras películas, estaba casada, era madre de un hijo, se había cambiado de pueblo y de identidad… pero Michael Myers igual la encontraba para matarla a 20 años de haber fallado en su primer intento.

Obviamente, hicieron una secuela: Halloween Resurrection, con una participación breve de Jamie Lee Curtis porque -en otra mala idea- la matan al comienzo de la película, demostrando que el guión era muy malo (¿cómo matas a la protagonista al comienzo? ¿un guiño a Scream?  No funcionó). Un fracaso tan grande que se cerró la franquicia… O eso creíamos, porque Rob Zombie decidió contar la historia desde el comienzo en 2007 con -otra vez- Halloween I y en 2009 con Halloween II. Como las cosas se enredaron para la tercera parte y hubo algunos líos con los derechos del personaje, las cosas se pusieron densas y se decidió dar un giro a todo lo antes hecho.

La nueva Halloween

Ahora llegó a los cines Halloween 2018, película que es continuación directa de Halloween I, de 1978, y hace como que nunca existieron ni la II, ni la III, tampoco la trilogía de la IV a la VI y olvida por completo los remakes de Rob Zombie. Por eso en el tráiler se habla de que Laurie (Jamie Lee Curtis) ha esperado 40 años por el encuentro con Michael. Por si te perdiste, Laurie otra vez está viva (claro, si las otras películas no existen… nunca existió aquella en la que Michael la apuñala, la besa y ella cae de un edificio, lógico).

Resumiendo, podrías ver Halloween así: partes por la III, como para calentar motores, luego ves la I, la II, la IV, la V y con la VI te despides para dejar unos días descansar a tu cerebro y no ves la nueva hasta que salga en DVD en un par de meses y se te haya olvidado todo lo que viste antes.  La otra opción es que veas la I, luego la II, después Halloween H20 y te recomiendo ver solo los primeros 10 minutos de Halloween Resurrección (ya lo entenderás y me lo agradecerás).  Y, de nuevo, no veas la nueva. Aunque no pasa nada si ves la I, la II y la nueva.

Aunque, la mejor recomendación se supone que es que veas Halloween I (1978) y luego vayas al cine a ver la que está recién estrenada. O si eres tan psicópata como yo, las veas todas igual, para notar algunos guiños a las películas, escenas calcadas, tallas… pero corres el riesgo de que tu cerebro rechace ciertas cosas porque se te mezclan demasiadas realidades alternas.

Como lees, Halloween da para todo. Y si te quedas hasta el final absoluto de la película en el cine te llevarás una buena sorpresa… Además, hace rato se habla de una serie de televisión basada en el personaje. Hay Michael Myers para rato y tienes tiempo de sobra para ver las películas, a menos que él te encuentre este 31 de octubre y termines con su cuchillo en tu corazón. ¡Feliz Halloween!