Carlos Rivera en Chile: Un grito de guerra por el amor

¿Cuál es tu guerra? se preguntó el viernes por la noche el cantante de origen mexicano, Carlos Rivera, antes de realizar su concierto en un repleto Teatro Caupolicán que tenía agotadas todas sus entradas. La noche tuvo dos invitados especiales, a su telonera, la cantante de Puerto Rico, Charlene Arian y al cantante chileno, Benjamin Walker, con quien interpretaron juntos el tema “Y arderán”, canción con la que compitió Walker en el Festival de Viña del Mar cuando Rivera fue jurado del certamen.

Fotos: Sergio Cortese

El concierto de Carlos Rivera comenzó a las 21:20 horas con un recinto completo gritando su nombre. Comenzó el show con el tema “Amo mi locura”, donde Rivera apareció utilizando una chaqueta roja, camisa blanca y pantalones negros. Después de terminar este tema, el cantante habló de su recuerdo en Viña como “uno de los más bellos momentos de mi carrera”. Más tarde, continuó interpretando sus temas “Te esperaba” y “Sígueme”, canción donde subió a una afortunada fan al es canario para bailar y cantar con él. 

Siendo un espectáculo que disfrutó todas las edades, Rivera siguió con un momento más acústico en el que cantó los temas “Recuérdame”, de la película “Coco”, “La luna del cielo”, “El hubiera no existe”, “Te amo hoy”, e invitó a Benjamín Walker para interpretar juntos el tema del cantante chileno “Y arderán”.

Para cantar “Sería más fácil”, Rivera apareció vestido de militar y utilizó una gran escenografía al aparecer con un paracaídas en su espalda como si hubiese caído de un avión, de hecho, al final del tema, los fans lanzaron aviones de papel hacia él escenario. Sin embargo, esta no fue la única sorpresa que hicieron los riveristas, nombre de los fans del cantante, ya que para la canción “Grito de guerra” los fanáticos levantaron banderines con la letra del tema, que decían: “Ya nos han quitado todo, pero no nos podrán quitar la esperanza de que un día todo tiene que cambiar”.

Para la última parte del concierto, Rivera cantó “Si te vas”, “Lo digo”, “Bendita tu vida”, “Deja amarte”, “Gracias a ti”, “Otras vidas”, “Que lo nuestro se quede nuestro”, “Solo tú”, “Fascinación”, “Me muero”, “¿Cómo pagarte?”, y finalizó el show con uno de sus temas más coreados de la noche “Regrésame mi corazón”. Finalmente, realizó un bis de “Amo mi locura” para despedirse de todos sus riveristas.

El concierto de Carlos Rivera, con una duración de 2 horas y 10 minutos, es un espectáculo de otro nivel. Las luces, los bailarines, los visuales, su escenografía y energía, hace que el show sea inolvidable. Además, de ser un artista completo, al bailar y cantar muy bien, Rivera se encarga de entregar un mensaje al amor a través de todo su concierto.

Si bien, su último álbum se llama “Guerra”, este no se trata de una batalla que llame a la violencia, sino que llama al amor, a realizar un grito de guerra por el amor, porque como dijo él: “El amor es la única guerra que vale la pena”. Y eso es exactamente lo que hace en todo su show, canta con pasión cada canción y ama cada segundo que está ahí con sus fans. Carlos Rivera ama incondicionalmente su escenario y a su público, formula que lo llevará a presentarse cada vez en recintos más grandes para que más personas puedan apreciar lo que es el arte de un gran concierto.